30 de mayo de 2014

Atenas: Historia de una segunda oportunidad para ser feliz!












Hola Chica...

Hoy les traemos una entrada un poco diferente, ya que va alejada de temas de moda o belleza. Queremos compartir con ustedes la historia de nuestra querida y amada Atenas...una cocker que nos robó el corazón y que demuestra que la vida te da segundas oportunidades, en el caso de las mascotas a través de la adopción.

Esta nena linda llegó a nuestras vidas en abril de 2012. Cuando la recibimos en nuestro hogar, ella venía con fuertes traumas, sí sonora un poco loco, pero es la verdad y les cuento por qué. Atenas, su nombre original el cual nos pareció muy lindo, tenía como dueño anterior una persona que pese a que la quería (asumo yo) por su trabajo no podía darle los cuidados y el cariño que toda mascota requiere; ella vivía amarrada, triste realidad para un perrito, y era objeto de maltratos de niños del área donde vivía que le tiraban piedras.

Cuando ella llegó era desconfiada, arisca y un tanto agresiva, también, era muy temerosa (temblaba horrible) y no ladraba, al punto que durante varias semanas llegamos a pensar que era muda. No le gustaban los niños, asumimos que la razón era que los asociaba a maltrato, y era un tanto difícil porque teníamos en ese entonces un niño de 6 años. Qué decir de su aspecto físico, estaba flaca, descuidada, su pelaje era opaco y feo.





Esta foto fue antes de que la adoptáramos...estaba en su anterior hogar.




Como dicen el tiempo cura todo tipo de heridas… y en el caso de Atenas fue así…poco a poco con el trato y ella al notar la diferencia de cariño de varias personas que se preocupaban por ella, la cuidaban, le daban su comida y la acariciaban, fue cambiando su “personalidad”.  Semanas después de haberla recibido en casa, un día de la nada ladró, y fue motivo de emoción y dijimos todos “…no es muda!!!” jajajaja, ahora la vieran le ladra a todo el que pase por la casa, ama ladrarle al camión de la basura y a las motos jajaja…

Cuando llegó a casa, ella estaba acostumbrada a comer comida normal (de humano), lo cual no era bueno para ella, de llevarla a varias consultas a veterinarios para ver su estado de salud, nos indicaron que teníamos que cambiarle la comida a un tipo especial para mascotas y más para la raza de ellas. Pensamos que iba a ser difícil el cambio de alimentación pero para nada ya que al tercer día del proceso de cambio ella aceptó la nueva comida, y desde ese momento solo come Royal Canin…ahhh ese es otro tema que se me pasaba decirles, que después de comer comida normal ahora solo acepta esa marca y vale decir que es la más cara de ese tipo…la nena aceptó que es fina…muy fina…jajajaja. Y es que si por alguna razón no hay y compro otro tipo de comida que no sea esa marca, a la semana ella la rechaza, no solo deja de comer sino que se le comienza a caer el cabello… que cosas no?

En cuanto al trato, gracias al Dios y al cariño de una familia, Atenas ha cambiado, es juguetona, corre, juega con los niños, ladra y sobre todo cuida la casa; cuando ella siente que hay alguna amenaza ella avisa, asumo que es porque ya siente que pertenece y que debe cuidar a sus familia.
Ahora de la perrita cocker flaca y descuida ya no queda nada, bueno solo una lesión que tiene en un ojo y en una pata delantera producto de un accidente cuando era cachorra pero nada importante ya; en cambio esta gordita, el que la ve siempre tiene que hacer algún comentario de lo bella y gordita que está… aunque yo diría que no está gorda, sino que ahora está llena de amor. Además ella es muy coqueta ya que se deja poner trajes y moñitos como toda la dama que es. 








Es una consentida, si la vieran jamás pensarían que en algún momento fue arisca, ella juega con uno, y cuando se le habla cariñosamente ella hace sonidos como si entendiera y se alegrara…es que los animales son inteligentes aunque no lo creamos.

Dos años después de haber llegado a nuestra vida, puedo decir que si Atenas no estuviera en nuestra casas, muy probablemente tuviéramos más limpia, y la billetera con más dinero, pero no tuviéramos una linda perrita que se alegrara descontroladamente cuando llegamos cansados del trabajo.

Se me olvidaba… lo único que no sabemos de ella es la edad exacta que tiene; varios veterinarios por los dientes han dicho aproximadamente cual puede ser su edad, pero desconocemos ese dato lastimosamente.

Di sí a la adopción de mascotas, di sí a darle una segunda oportunidad, di sí a compartir tu cariño con un lindo perrito.

Saludos,

 Melissa…