28 de marzo de 2014

CONSEJOS PARA QUE MANTENGAS TU ROPA PREFERIDA COMO NUEVA


Life & Beauty Weekly: Vida & Amor

Mantén a tu ropa preferida como nueva

By Elizabeth Brownfield for Life & Beauty Weekly

Ese par de jeans que tan bien te queda, ese magnífico suéter nuevo y la camiseta blanca entallada... sin importar si te costaron $10 o $100, las prendas preferidas de tu guardarropa tienen el poder de hacerte sentir maravillosa. Entonces, ¿por qué no cuidas tu inversión? Estas estrategias para el cuidado de tu ropa mantendrán como nuevas tus prendas más preciadas, por mucho tiempo.
1. Mantén a tus jeans como nuevos.
Los jeans se desgastan y se estiran más que cualquier otra prenda que tengas en tu guardarropa. Para evitar la apariencia desgastada de tus prendas, lava tus jeans del revés en el ciclo delicado y quítalos de la secadora cuando todavía estén un poco húmedos (el calor intenso puede romper las fibras de la tela). “La mayor parte del daño que se le hace a los jeans se produce en el último 30 por ciento del tiempo de secado”, dice Steve Boorstein, autor de The Ultimate Guide to Shopping and Caring for Clothing y creador de la página web ClothingDoctor.com.

2. Elimina las manchas de las camisetas.

Una mancha no tiene por qué hacerte colocar la camiseta en el fondo del cajón. “El tiempo es tu peor enemigo”, dice Boorstein. “Si intentas quitar la mancha de inmediato, tendrás más posibilidades de eliminarla por completo”.
Para manchas de líquidos (por ejemplo: café, vino tinto, transpiración), llena una botella de espray con partes iguales de agua y jabón para lavar la ropa, más algunas gotitas de vinagre y aplícalo sobre el área manchada lo más rápido que puedas. Luego friégalo con mucho cuidado con un cepillo de dientes de cerdas suaves. Lava la camiseta normalmente, pero no uses la secadora. El calor puede hacer que la mancha se pegue a la camiseta de forma permanente. Si aún así no puedes eliminar la mancha, remoja toda la prenda durante una hora en una solución de agua tibia y blanqueador a base de oxígeno (o alguno que no destiña la ropa); luego lávala de nuevo.
Las manchas a base de aceite (mantequilla, aderezos para ensaladas, lápiz de labios) son más complicadas de eliminar. Intenta eliminar la mancha con una solución hecha con una medida de glicerina, una medida de detergente líquido de limón para lavar platos y ocho medidas de agua. Este detergente cítrico puede ayudar a eliminar la grasa, dice Boorstein. Pero tal vez tengas más suerte si vas a la tintorería y le explicas a la persona encargada qué fue lo que produjo la mancha. Tal vez allí puedan intentar eliminarla de acuerdo a las características que tenga.
3. Evita que la fibra de los sweaters se apelotone.
“Las pelotitas se forman por la fricción”, dice Boorstein. Trata de minimizar el roce lo más que puedas. Mantén a los codos lejos de las superficies y alterna la cartera de lado. Para eliminar las pelotitas, utiliza una máquina de afeitar desechable, que te brinda más control que los removedores de pelusas eléctricos. Pásala por la prenda suavemente y ten cuidado de no cortar la prenda.
4. Evita que las telas se decoloren.
“Las personas tienden a lavar y secar a la ropa de más y esto hace que se decoloren muy pronto”, dice Boorstein. “A menos que esté muy sucia, la ropa no necesita girar en la lavadora durante 40 minutos”. Utiliza ciclos de lavado más cortos (por ejemplo, el de 20 minutos) y utiliza la función de lavado delicado y de secado medio. Otros consejos: Lava tus prendas en agua fría y primero coloca la ropa del revés.

5. Mantén la forma de tu traje de baño.

Utilizar un traje de baño ya puede ser desalentador y ni hablar si, además, la parte inferior del traje de baño y los tirantes están estirados y desgastados. Para que el traje de baño no pierda su forma, lávalo o enjuágalo apenas puedas, luego de salir del agua (el cloro y la sal de mar van rompiendo las telas elásticas). Cuando puedas, lava el traje de baño a mano con agua fría y unas gotas de detergente. En caso de utilizar la lavadora, siempre hazlo en un ciclo de lavado delicado y coloca el traje en una bolsa de malla para protegerlo. Luego, extiéndelo y déjalo secar.

Elizabeth Brownfield es una escritora y editora que ha formado parte del equipo editorial de Metropolitan Home, Domino y Martha Stewart Living Omnimedia. También ha escrito en revistas como Domino, Martha Stewart Living, Martha Stewart Weddings y Everyday Food, así como en la página web TastingTable. Ya ha escrito antes para Life & Beauty Weekly.


Contenido Patrocinado.-